“23”x2= 46 Años de Leyenda.

Michael Jeffrey Jordan.

Michael Jeffrey Jordan.

Érase una vez en una tierra lejana -o para ser más precisos, un 17 de Febrero de 1963 en Brooklyn, Nueva York- una pareja dio a luz a un niño al cual darían el nombre de Michael Jeffrey Jordan, quien vivió una infancia llena de carencias materiales; pero a partir de 1982, ya en la Universidad de North Carolina, allí nacería la Leyenda.

En sus épocas universitarias.

En sus épocas universitarias.

Michael ya demostraba desde pequeño unas cualidades y habilidades “sobre naturales” para el basketball y, ya como universitario, él comandó a los Tar Heels que ganarían el campeonato nacional colegial NCAA en 1982.

Para el NBA Draft de 1984, Mike aparecía como la gran estrella colegial a ser seleccionada en el puesto número uno pero, de manera increíble, Houston y Portland, respectivamente, eligieron a dos prospectos llamados Hakeem Olajuwon -miembro del Salón de la Fama del Basketball y destacadísimo pívot-, y Sam Bowie -un auténtico bodrio-. Tras esas dos primeras selecciones aparecían los Chicago Bulls como el equipo listo a elegir y pareciera que el destino y las constelaciones se alinearon para que en ese momento surgiera un gran romance y una química inigualable entre la escuadra y Michael: en su temporada debut, ya con ese mítico “23” en su espalda, ganó el premio de Novato del Año.

Transcurrieron cinco años tras su inicio en la NBA y “MJ” aún no lograba lo que la gente deseaba: un título de la liga. La frustración le invadía año tras año al siempre caer en la postemporada ante los Detroit Pistons de Joe Dumars, Isaiah Thomas, Dennis Rodman y Bill Laimbeer, pero para la temporada de 1990-91 a Jordan se le unió un basquetbolista también con cualidades espectaculares, de nombre Scottie Pippen, y con esta dupla llegaron los grandes logros para la institución y para “Air Jordan“.

Recuerdo como si fuera ayer el estar sentado en la sala de mi casa siendo un niño viendo las transmisiones de las finales NBA en la voz de Enrique Garay y Pepe Espinosa (qepd). Las tres primeras finales que ganaron los Bulls con “Su Majestad“, aquella ante los Lakers del “MagicJohnson, contra los Blazers de Clyde Drexler, o en la que vencieron a Phoenix que era liderado por Charles Barkley… Tras  estos tres campeonatos vendría el primer retiro del astro para dedicarse al beisbol, a protagonizar películas y a meditar tras el asesinato de su padre en 1993, pero no ahondaré en ello.

"Air" Jordan y la mítica 23.

"Air" Jordan y la mítica 23.

Regresó a mediados de la campaña 1994-95, pero para la de 1995-96 ¡¡¡que creen!!!, ganó otros tres campeonatos NBA al hilo, uno ante los Supersonics de Shawn Kemp y Gary Payton y los últimos dos frente a Utah y la dupla John Stockton-Karl Malone. Y siempre Jordan salía con el brazo arriba y me atrevo a decir que, de no haberse ido por dos años, habría logrado los ocho títulos NBA de forma consecutiva. Pero tras el último título, Michael decidió dejar el basquetbol en la cúspide de su carrera. Regresó para su tercera y última época como jugador profesional en el año 2001, y pese a ya estar cerca de los cuarenta años, él siguió marcando pautas y liderando a su nuevo equipo, Washington Wizards, en múltiples departamentos como puntos, asistencias y robos. El adiós definitivo se produjo en un duelo ante Philadelphia 76ers el 16-abril-2003 y, a partir de ese día, surgió la leyenda del Mejor Basquetbolista de la Historia y del que, para un servidor, es el Mejor Deportista del Siglo XX.

Miembro del Dream Team original en Barcelona'92.

Miembro del Dream Team original en Barcelona'92.

Sólo de recordarlo me vienen mil cosas a mi mente, las clavadas y jugadas de época, la larguísima lista de premios y reconocimientos que recibió (y para los cuales necesitaría escribir otra columna), su participación en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 con el Dream Team original que significó, hasta la fecha, el mejor equipo deportivo jamás conjuntado en la historia; me es imposible separar de mi cabeza las escenas de la película Space Jam, no cantar la canción I Believe I can Fly o no dejar caer alguna lágrima añorando y recordando al personaje que me hizo adentrarme y amar tanto esto que hago que es la investigación y el periodismo deportivo.

Y es así con este pequeñísimo homenaje, pero muy emotivo para un servidor, que recordamos al mítico “23” que cumple 46 años de vida…46 años de leyenda.
Gracias Michael Jordan, Gracias por todo.

Rikardo VGV (BEAT DEPORTIVO)

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • BIENVENIDOS

    Este es un espacio dedicado al rock. Si alguna vez nos escuchaste, seguro que te gustará y si nunca lo hiciste te invitamos a que nos eches un ojo y te quedes con nosotros. Esperamos que nos dejes tus comentarios y nos recomiendes para asi juntos darle "Larga vida al rock". R4D10 51NC0 "Hágase el rock"
  • Posts Más Vistos

  • Radio5inco ahora suena en www.radiohormiga.net

    Los miembros originales de Radio5inco: Rikardo VGV, Lars y Hassy transmiten todos los miércoles de 5.00pm a 7.00pm el programa ZONA DEPORTIVA (con lo más interesante del deporte y la mejor música de todos los tiempos) a través de www.radiohormiga.net Acompáñenos en esta nueva aventura.